¿Qué es un psicólogo?


Definición de psicólogo

Un psicólogo es un profesional de la psicología, disciplina compleja que reagrupa distintas corrientes teóricas y prácticas, en específico: psicología clínica, cognitiva, conductual, del desarrollo, social, del trabajo, animal, diferencial, experimental. Estos diferentes campos de aplicación se asemejan en relación con el estudio de hechos psíquicos que es la psicología. El psicólogo interviene en varios de los dominios de la sociedad (educación, salud, social, trabajo, deporte, etc.) para preservar, mantener o mejorar el bienestar o la calidad de vida del individuo y su salud psíquica, desarrollar sus capacidades o favorecer su adecuada convivencia social. Por consecuencia, según su especialización (práctica clínica, orientación profesional, psicología escollar, psicología del trabajo o del deporte, etc.) utiliza distintos métodos de intervención específicos basados en enfoques teóricos variados.

Un psicólogo es un profesional que ha realizado una formación universitaria (está preparado por tanto según un proceder científico) y, en la mayoría de los casos, una formación personal (un desarrollo personal mediante un «análisis» o una «psicoterapia»). Esto no quiere decir que el psicólogo es una persona perfecta, sin errores; sino alguien que ha desarrollado empatía y la capacidad de estar atento a los procesos mentales, conductuales y sociales, que generan el bienestar psicológico en general. La formación del psicólogo está centrada en la comprensión del comportamiento humano y en la capacidad a estar atento a las dificultades de lo demás.

En este sentido, el psicólogo no es un «profesional de la salud» ni un «auxiliar médico», sino que forman una profesión en sí, aunque se distingan entre ellos por los campos de intervención y sus «teorías de referencia».

El psicólogo tiene por objetivo evaluar y tratar los desórdenes de orden psicológico que pueden aparecer de manera espontánea (como la depresión, la ansiedad), o bien a consecuencia de un choque emocional o de un estrés (como el duelo, víctima, rupturas, conflictos familiares…). Después de la evaluación, el psicólogo puede ayudarlo mediante un trabajo terapéutico en un proceso de entrevistas cuyo número de sesiones puede variar (generalmente entre 12 y 15 sesiones) y puede ser determinado con el acuerdo del paciente. O bien el psicólogo puede ayudar a re-orientarlo en caso necesario con un psiquiatra, un médico, un educador, etc.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo